sábado, 16 de abril de 2011

Historia clínica.

"Informó que sufría taquicardia cada vez que lo veía, aunque fuera de lejos.

Declaró que se le secaban las glándulas salivales cuando él la miraba, aunque fuera de refilón.

Admitió una hipersecreción de las glándulas sudoríparas cada vez que él le hablaba, aunque fuera para contestarle el saludo.

Reconoció que padecía graves desequilibrios en la presión sanguínea cuando él la rozaba, aunque fuera por error.

Confesó que por él padecía mareos, que se le nublaba la visión, que se le aflojaban las rodillas. Que en los días no podía parar de decir bobadas y en las noches no conseguía dormir.

-Fue hace mucho tiempo, doctor -dijo-. Yo nunca más sentí nada de eso.

El médico arqueó las cejas:

-¿Nunca más sintió nada de eso?

Y diagnosticó:

-Su caso es grave."

Microrrelato de la colección "Bocas del tiempo" de Eduardo Galeano.

27 comentarios:

  1. Grave, grave,graveeeee.... Son cosas de la química, nada más y nada menos....

    ResponderEliminar
  2. Ya habriamos llenado los hospitales si pidieramos diagnostico cuando nos sentimos asi... pero los hospitales psiquiatricos.


    Un abarzo!

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilloso es sentir eso.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Y tan grave.
    Es como estar muerta en vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Grande Galeano. Me gustó la elección.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Muy bueno. Pero no hay medicación, sólo la capacidad de esperar con actitud receptiva.


    besos

    ResponderEliminar
  7. Bueno es que Galeano con su edad. Aunque recuerda bien los síntomas y eso es bueno.

    Besos

    ResponderEliminar
  8. Galeano... uno de los escritores más farsantes que leí. La literatura ha sido generosa, muy generosa... bueno, no solo con él, más aún lo fue con Benedetti.
    Lo de Galeano es lamentable por su actitud, por su forma de ver el mundo. Un tipo que ve divide la vida entre el bien y el mal no merece ser leído. Patética sus formas de ver la historia de américa latina. Una vergüenza este tipo. Y es uruguayo, eso me da más pena. Las personas leen más a gente como Galeano y Benedetti antes que al maestro JC Onetti. Ese si que es un gran escritor. Uno de los más grandes.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Y es que entonces a la vida le falta ese saborcito a vida...

    Excelente elección, Lucía.

    He de dejarte muchos besos y abrazos, por todos aquellos que no he enviado antes.

    PD: ¿Lo suyo no será mucho, Sigma?

    ResponderEliminar
  10. ai...preciosa hipocondría del enamorado :P

    ResponderEliminar
  11. Gregorio Kolbe,

    Para nada es mucho. Es más, diría que me quedé corto. Pero como veo que aquí son casi todos amantes de Galeano, mejor es no destruir su mundo de perfección y decir simplemente cosas superfluas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. SIGMA,
    De Galeano no conozco su forma de ver el mundo de américa latina. Lo que sé de él es que todas las historias contenidas en "El libro de los abrazos" y "Bocas del tiempo" me encantan. Respeto que tú tengas una opinión diferente.
    Me parece que el mundo sería un lugar aburrido si todos compartiéramos preferencias.
    No he leído a Juan Carlos Onetti, pero ya que lo recomiendas, buscaré alguna obra suya y ya te diré qué opino.

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Bien Lucía. Gracias por compartirlo.
    En la variedad, el respeto y la tolerancia se aprende y se crece. De nuevo gracias. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  14. Sin dudas, Lucía. Conozco sus historias, y tampoco me gustan. Probablemente porque ya tengo ese rechazo por su patética forma de ver el mundo. El problema radica cuando un escritor comienza a generarle una determinada concienca a los lectores que no es la correcta. Y ahí es donde Galeano falla groseramente. Es poseedor de conceptos erróneos y no vive de acuerdo a la forma de lo que predica.
    Pero bueno, tu lo has dicho, gustos son gustos. Y se respetan, claro que si!

    Saludos desde Uruguay.
    Prometo no molestar más con esto de Galeano...!

    ResponderEliminar
  15. Me recordó mucho al poemínimo de Huerta en el que dice: "Hoy amanecí así: herido de muerte natural."
    ¿Será posible que uno sobreviva sin amor? Porque sé que la existencia peligra sin agua, sin comida, sin un buen abrigo si te pierdes en la estepa siberiana. ¿Pero y sin amor? ¿Qué es de uno si no sabe del amor?


    ¡Muchos besos, Lucía!

    ResponderEliminar
  16. Me quedo con actitud receptva, como dice De cenizas pues no sé si otras cosas sirven y con el tajante 'este tío lo parte' de Mizzy :)

    mua

    ResponderEliminar
  17. Enamorémonos con un poco más de moderación: ¿mareos?, ¿visión nublada? Espero que sean metáforas, porque tomado en un sentido literal, se te quitan las ganas de enamorarte... Personalmente prefiero ese ligero cosquilleo, nudo en la garganta, imperceptible aumento de la sudoración y taquicardia de no más de un minuto ;-)

    ResponderEliminar
  18. Me ha encantado, muy gráfico, muy metafórico también.

    Una pasada haber descubierto este blog.

    Un beso.

    La chica del infinito <3!

    ResponderEliminar
  19. Me encanta Galeano!! Este microrrelato está genial.
    Abrazos!

    ResponderEliminar