miércoles, 1 de febrero de 2012

Una bajo las estrellas

Eres una entre las más de 7 mil millones de personas en este planeta. Paseando por él, bajo el manto atmosférico de cientos de kilómetros de grosor, que está anclado a la Tierra, como tú, gracias a esa fuerza, a esa atracción inexorable de 9,81 m/s2 llamada gravedad. Viviendo con la seguridad y la certidumbre de que el sol se asomará por las rendijas de tu persiana por la mañana. Tú, que naciste con los primeros rayos de sol, ahora quieres que sean ellos los que te despierten rozando las mejillas, cada día. Confiando en el astro rey, que es una estrella más entre los 100 mil millones de la Vía Láctea.

Más de 7 mil millones de habitantes en el globo terráqueo. Y con todo ello, eres única. Algunas personas se comen la vida a mordiscos. Personas para nada corrientes. Entre ellas, tú.

Quien se compra unas botas de agua expresamente para chapotear en los charcos bajo la lluvia o un bombín para recordar a su cantante favorito. Quien ve en una ¿vulgar? manzana, el atrezo perfecto para conmemorar un cuadro de Magritte. Quien construye con sus dedos finos de uñas de colores, mariposas con técnicas japonesas, para que alcen el vuelo en su habitación. Poderosa defensora de esa pasión tuya que es la ciencia, capaz de crear vida y a veces quitarla, en nombre de ella.

Muchacha de pelo ensortijado, llegarás allá donde te propongas.

El hijo del hombre
René Magritee, 1964

41 comentarios:

  1. Esa chica con pelo ensortijado, puede llevarse el mundo por delante. Si!

    ResponderEliminar
  2. Quienes escribimos y compartimos palabras, momentos, emociones o descubrimientos en un blog... ¡Y luchamos contra ese G, 9,8, soñando!


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada hay más poderoso que un ser humano luchando por sus sueños...

      Eliminar
  3. Además tiene la suerte de tener a alguien que le escribe un texto tan bello

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Bonita dedicatoria, tu ehermana debe estar contenta.
    Yo, que te conozco sólo a través de tus palabras, he visto parte de ti en el texto, no sé si me equivoco.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como he comentado en tu blog, sí, en muchas cosas somos parecidas mi hermana y yo :)

      Eliminar
  5. una vez más ¡me quito el sombrero con tus palabras!
    BeSoTeS GordoS

    ResponderEliminar
  6. Me encantan los bombines, si no fuera tan tímdo llevaría siempre uno :)

    Como llevas las nieblaaaaaaaas????

    Besazos enormes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niebla no hay mucha. Y la temperatura es menos fría aquí que donde vivo en España, así que si no fuera por la humedad...jaja, sin queja.
      Besooos

      Eliminar
  7. Guau! Tremenda persona has conocido. Me encanto. Saludos
    Pd: Yo también usaría bombín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conocí desde bien temprano. Hasta escogí yo su nombre, jeje. No sé si has leído el primer comentario, es mi hermana la persona sobre la que escribo :)

      Eliminar
  8. Respuestas
    1. Muchas gracias, es un tardío regalo de cumpleaños :)

      Eliminar
  9. Elena es como esas células madre que estudia, multipontentes y llenas de posibilidades. Esas celulas madre que la llenan de ilusión y de esperanza para curar enfermedades no curables hoy. Y es gratificante ver como se indigna con la ignorancia ajena que cierra los caminos de esas curaciones.
    Elena es afortunada por tener una hermana como tu.
    Como siempre, te recuerdo que he perdido el pelo de tanto quitarme el sombrero cuando leo lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también soy afortunada. Y no sólo por mi hermana ;) Muchas gracias

      Eliminar
  10. Y llegará y mucho más, siempre de la mano de los sueños y la esperanza que es algo que nunca se debe perder. Bien por ella.
    Un fuerte abrazo Lucía, ahí donde estás !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Gracias por esas palabras tan alentadoras :)
      Te mando otro abrazo :)

      Eliminar
  11. Afortunadas ambas, entonces, de tenerse por compañeras.
    Es bello leerte, Lucía. El orgullo que muestras por tu hermana y la grandeza que señalas son también el orgullo que otros sienten por ti y el reflejo de tu propia grandeza.
    "El arte de quitar sombreros"...

    Un gran beso.

    PD: ... es una carta de amor que se lleva el viento... (y es que no puedo no recordar al Nano).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre tan amable...muchas gracias. Y esa canción...inolvidable. Abrazo fuerte :)

      Eliminar
  12. Tu hermena Elena es muy afortunada.
    Si.
    Por todo eso y por ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Un gran regalo para tu hermana. Se siente el cariño. Las hermanas son la mejor cosa del mundo.

    ResponderEliminar
  14. De nuevo por tu casa, disfrutando de las cosillas que nos dejas.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Precioso!! Un placer volver a pasear por estos lares. Besos

    ResponderEliminar
  16. ¡No dejas de escribir bellísimo, Lucía! ¡Felicidades!
    Y qué gusto leerte, saber de ti. Cuéntame cómo te va en tierras inglesas; cómo es tu vida allá.

    A mí me está yendo bien. En la universidad, en la vida, en el amor. Sobre todo en eso último.
    Escribámonos pronto.

    Te quiero.
    ¡Que seas inmensamente feliz!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Mariana. Me alegro de que todo te vaya bien, sí, ¡escribámonos pronto! Un abrazo gigante :)

      Eliminar
  17. Si yo fuera tu hermana Elena no podría estar más orgulloso de que alguien escribiera esto para mí.
    Echaba de menos navegar por este universo tan bonito que sigues teniendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, sí, yo me alegro de que hayas vuelto ;)

      Eliminar
  18. Bonito regalo, directo del/al corazón.

    Un beso grande Lucía.

    ResponderEliminar