viernes, 16 de noviembre de 2012

Cosas que pasan (VIII)


Una tarde de domingo más, y como cada semana, unos cuantos amigos nos reunimos en nuestro bar friki favorito, para jugar al billar y beber unas pintas de Guinness.
Rodeados de figuritas de Star Wars, reproducción del Halcón Milenario inclusive, y de pósters de pelis de Tarantino, hacíamos balance de la semana, repasando los momentos más emblemáticos, y nos lamentábamos de la proximidad del maldito Lunes.

Interrumpió nuestro debate trascendental la ruidosa entrada en el local de un grupo de personas, que se acercó a la barra y se dispuso a pedir cócteles con nombres de personajes de la mítica saga de George Lucas. Entre el barullo, destacaba una chica, demasiado rubia y con un estilo marcadamente ochentero, que no dejaba de rodear por la cintura y atusar el pelo a un moreno gafapasta, que parecía bastante fastidiado por la actitud de ella. La rubia en cuestión, no tardó en reparar en nuestra presencia, especialmente en la de Raúl, uno de mis amigos, al que no quitó ojo desde entonces. 

Algo más tarde, y aprovechando que la mesa de billar se encontraba en el camino a los servicios, se acercó a mi amigo y, disimuladamente, le dijo al oído: – Me gustas, ¿quieres mi número?  Y Raúl, algo atónito, clavó su mirada en los ojos de ella por unos segundos, y luego la desvió hacia el otro chico, que estaba distraído hablando con el resto de su pandilla. Y como ella entendiera sus dudas, le espetó: – No es mi novio. A lo que Raúl respondió: – Ah, pues si tú no estás interesada, voy a presentarme al guapo de tu amigo.

26 comentarios:

  1. Esta historia es mi pequeño homenaje a la decisión del Tribunal Constitucional español, de reafirmar que el matrimonio homosexual no es contrario a nuestra ley suprema.

    ResponderEliminar
  2. Es genial la historia, y leal el homenaje. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. la vida te da sorpresas... momentos musicales, again! jeje
      besos

      Eliminar
  4. Cosas que pasan...realmente :) Y hoy, más que nunca.


    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hoy, afortunadamente, hay más normalidad. Lo que, por otra parte, hace más arriesgado el lanzarse como la rubia, ¿no te parece? jaja
      besos

      Eliminar
  5. Tu calidad narrativa sigue intacta Lucía... Me has dado un alegrón que hayas pasado por mi sitio. Voy a tratar de imitarte en la decisión de volver a recorrer estos espacios y a darle un poco de movimiento. Un besazo, espero que tú también estés de maravillas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) ¡es agradable estar de vuelta! sí, estoy bien, gracias :)

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  6. Muy bueno, me has arrancado una sonrisa necesaria.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces me alegro especialmente. Y también espero que vuelva la sonrisa!
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Respuestas
    1. Jajaja. Ya sabía yo que te gustaría ;) Besos Raque!

      Eliminar
  8. :) nunca tengo la réplica adecuado en el momento que la necesito...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje. A veces, uno encuentra la respuesta perfecta tarde... es verdad. Pero bueno, entonces la puedes usar si se repite la ocasión, jeje

      Eliminar
  9. tengo una duda ¿fué una disculpa para quitarse a la rubia, o realmente le atraía el gafapasta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando lo escribí, pensé en ambas posibilidades, así que quedó abierto para que cada uno pudiera eligir la opción que más le gustara. Personalmente, me hace más gracia que fuera sólo una excusa original :)

      Eliminar
  10. en ocasiones mi cuchara da tantas vueltas al cafe que creo que son las mismas ideas que andan en mi cabeza queriendo saltar hacia otro charco con otro paisaje creo que yo tambien me estoy haciendo vieja te felcito me has atrapado,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobres "cafeses" sufriendo las consecuencias de las locuras de sus futuros bebedores, jeje.
      Gracias por visitarme :)

      Eliminar