sábado, 19 de diciembre de 2009

Fin.

Le despierta un olor nauseabundo.
Ese hedor le aturde, le marea. Penetra por sus orificios nasales y se queda ahí, estancado, ahogándole.
El fondo es floral. Rosas, claveles, margaritas. Debe haber decenas, cientos, miles, y ni tan siquiera esas grandes cantidades de flores consiguen ocultar el olor de su propia podredumbre.
No se respeta ni la última voluntad de un pobre miserable, que pidió que le incineraran.


28 comentarios:

  1. ¡Muy felices días para todos! (Aunque ahora que lo pienso, esto debería desearse siempre).

    Ánimo, otro año más, podremos soportar el exceso de luces y villancicos, las películas bodrio con mucha nieve y finales felicísimos gracias a Papá Noel y la magia navideña, los conciertos especiales horrorosos, etc.

    Lo mejor es que son días para estar en casa, con nuestra gente (aunque para algunos sea estudiando...).
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me has dejado con la boca abierta y empiezo a respirar a través de ella, ya que el trancazo que viene con el pack de navidad me llegó antes de tiempo. Y lo peor de todo, es que aún así me llega el hedor...

    Espectacular.

    ResponderEliminar
  3. Yo por las dudas nunca me voy a morir.

    ResponderEliminar
  4. Joder.
    Demoledor.
    Este es de los que me gustan.
    Tremendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. bueno, hay soluciones, ponerse pachuli un poco antes de palmarla, el olor del pachuli puede con todo...

    ResponderEliminar
  6. Pues... el olor a chamisquina... igual tampoco era agradable.. ¡Mejor el olor a vida!


    besos

    ResponderEliminar
  7. ¿Por qué la gente no respeta la última voluntad de los difuntos?

    ResponderEliminar
  8. esa canción acompañando esas palabras!!!... espectacular.

    ResponderEliminar
  9. ¡Felices fiestas para ti también, Lucía!

    Un abrazo inmenso.

    ResponderEliminar
  10. yo me pido que me disequen y me dejen sentadito delante del ordenador leyendo tu blog ;)




    biquiños

    ResponderEliminar
  11. Cuando alguien se despide... algo se nos muere por dentro... un cachito de nosotros mismos...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Terror. Traición. Dolor. No quiero entender la tradición de enterrar a los muertos. La idea de un cuerpo en descomposición comido por un ejercito de insectos y microorganismos varios me parece la peor forma de despedirse de los tuyos.

    Have a great holidays! No son mis fiestas favoritas, pero cualquier momento en bueno para desearle buenos momentos y hapiness a los demás ;)

    Pre-Xmas Kisses ***

    ResponderEliminar
  13. Y los gusanos haciéndole cosquillas...
    Ni la voluntad de los muertos, ni la de muchos vivos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. estoy hasta los c...de tanta zambombá y marimorenas, asi que cuando vengo y me encuentro un texto cruel como este, me encanta!


    oleeeeeeeeee

    besitosss

    ResponderEliminar
  15. ¿Y cómo se sentirán los gusanos en la carne herida? Yo creo que a ellos les gusta ese aroma...


    [Gracias por venir]

    ResponderEliminar
  16. Que terrible, creo que esté donde esté va a recriminar el que no le respetaran su último deseo, y quién puede asegurar que no se revolcará en su propia podredumbre del colerón? Yo lo haría. Un abrazo reflexivo.

    ResponderEliminar
  17. Tantas apreciaciones, pero cual de todas resulta ser la mas certera... abres una gran incertidumbre, buen escrito.
    Un gusto

    ResponderEliminar
  18. tan egoístas hasta el fin! a esperar q pase el hedor para poder estar en paz.

    ResponderEliminar
  19. Me dejas siempre pensando Lucía... Yo quisiera ser incinerado en el final también. Bellísimo, absolutamente bellísimo el tema que colocaste... Me conmueve ese tema, no se si el color de la voz o que es pero me resulta muy conmovedor... MUY FELICES FIESTAS!

    ResponderEliminar
  20. Estupendo de principio al fin. Hasta el título.
    Por cierto, tu foto de los sombreros del blog es parecida a la que tengo preparada para una de mis próximas entradas...mi quito el sombrero ;-)

    ResponderEliminar
  21. Cuando iba leyendo tu escrito me iba orientando hacia donde mi morbo me llevaba, no me fue mal, sentía que por ahí venía la cuestión jeje. Es así, nadie nos respeta…ni después de muertos siquiera.

    Te deseo un genial fin de año, yo soy de aquellos que bien podría pasarlo solo, pero bueno…la familia no lo entendería jeje.

    Salú!!!!!

    Besouu!!

    ResponderEliminar
  22. Mis aplausos
    (clap, clap, clap)

    Impactante escrito.

    Feliz Navidad y próspero año nuevo!

    Beso!

    ResponderEliminar
  23. Jajaja, en realidad la versión que me gusta de esa canción es la original. La de Little Richard.

    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  24. UNA VEZ MÁS ME HAS IMPRESIOANDO LUCÍA, SOY ADICTA A TU BLOG, CADA MAÑANA ENCIENDO EL ORDENADOR ESPERANDO QUE HAYAS ESCRITO ALGO NUEVO, CUANDO NO LO HACES SIENTO QUE A ESE DÍA LE FALTA ALGO, UN BESAZO Y FELIZ NAVIDAD!!! DEBO DARLE LAS GRACIAS A MARTA POR HACERME CONOCER ESTE BLOG QUE ME ENCANTA

    ResponderEliminar
  25. Qué horror despertarte con el olor de tu propia podedrumbre.... Aunque, ahora que lo pienso, peor sería no olerla siquiera...
    Besitos, linda.

    ResponderEliminar