martes, 17 de mayo de 2011

¡Elige!

Tenía una decisión pendiente. Era una persona pragmática, no de ésas que cogen una moneda y la lanzan al aire, que toman un juego de cartas y eligen una (como en la película 2046), o que echan los dados a volar. 

Ella usaba cuadros estadísticos, enumeraba las opciones en la primera columna y en las siguientes colocaba las prestaciones, que recibirían mayor o menor puntuación por filas. Y tras rellenar todos los datos, los miraba y remiraba. Con un subrayador verde resaltaba los mejores candidatos. Alejaba el folio para darle una nueva perspectiva.  Lo paseaba por toda la casa, como si así alguna de las alternativas fuera a caerse de la hoja, exhausta. 

Entonces, sonaba el teléfono, y aunque, en un primer momento, ella rehusaba contar qué sucedía, el tono agobiado de su voz la delataba siempre, y terminaba confesando: “tengo un jaleo en la cabeza”. Y del otro lado del aparato, él escuchaba paciente, que para eso era un gran amigo, y sentenciaba: “pues sí, vaya quebradero de cabeza”.  Y al acabar la conversación seguía sin saber muy bien qué elegir. 

Se sentaba en sofá, para levantarse a los pocos segundos. 

Al llegar la noche, no podía dormir, imposible dejar de darle vueltas al tema. Mataba las horas de luna leyendo la edición digital de cierto periódico de tirada nacional; y así, al día siguiente, para cuando otros recién conocían las noticias, ella ya tenía hasta una opinión formada “¡qué mundo éste!”. 

Y se despertaba agotada, con toda la tensión en los hombros, como si por ellos la hubieran tendido junto a la ropa mojada. Los ojos se mostraban reticentes a abrirse y el cuerpo no recordaba bien el camino tantas veces repetido, así que el trayecto entre la habitación y la cocina lo hacía en zigzag, chocándose contra una y otra pared del pasillo. El prepararse el desayuno, en otras ocasiones, tarea sencilla y fútil, se convertía en una cadena de despropósitos: al servirse la leche en la taza, vertía la mitad fuera y/o la llenaba demasiado, por no hablar de ese medio minuto extra de microondas que provocaría que se quemara la lengua. 

Maldita sea. El sentido practico se rindió. Y ella tomó la moneda, deshojó la flor o escogió una carta de la baraja. Y también lanzó los dados, para que el azar determinara cuántos minutos necesitaría para darse cuenta de lo terrible que es la indecisión.


18 comentarios:

  1. Lo de andar en zig-zag tiene su aquel, jeje...
    Yo creía que al final iba a tener claro por quien votar.

    Es lindo.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. No es para menos. Me suena esta historia de indesiciones a alguien que conozco, le preguntaré si ha hecho una excel.

    Llega un momento que hay que decidir y si no, el tiempo decide por nosotros.


    besos.

    ResponderEliminar
  3. Anda que como para sentenciar yo algo en tu post de hoy ja ja ja soy la duda personificada...ja ja ja


    Besos enormes

    ResponderEliminar
  4. A medida que vaya madurando irán desapareciendo las dudas.
    Alguna ventaja tenía que tener madurar.

    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Yo pienso que el azar y el destino algo tendrán que ver con la voluntad, inquebrantable si es posible. Pienso que algún camino se puede torcer, todavía. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Dudando también se aprende! ; )

    saludos!

    ResponderEliminar
  7. Es que hay veces que nos enfrentamos a tantos senderos que cuesta decidir. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. Me encanta como escribes, Lucía! Muchas veces lo más sencillo es recurrir al azar. Me ha encantado tu relato, me parece divertido y muy bien narrado. Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Se debate en un mar de incertidumbres inciertas que no la llevan a ninguna orilla certera.
    Saludos desde el aire.

    ResponderEliminar
  10. Siempre que hay que tomar una decisisón es difícil saber si acertaremos.Demasiados miedos a cuestas como para tomárselo a la ligera! Aunque las horas de darle vueltas aún son peores...
    Abrazos!

    ResponderEliminar
  11. Bonita historia.

    :)

    Gracias por visitarme.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
  12. yo, que soy la más indecisa del mundo...

    (me gusta mucho tu blog)

    ResponderEliminar
  13. el poder de eleccion nos libera. y tambien nos encadena.

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  14. Yo soy igual de indecisa hasta con las palabras. Es algo tremendo.

    ¿Cómo va todo, querida Lucía? Ya sabes: cuentas conmigo.

    Te quiero.

    ResponderEliminar
  15. Increible descripción!

    BeSoTeS

    ResponderEliminar