viernes, 12 de marzo de 2010

Hoy ha muerto Delibes.

Desde pequeña, mi padre me inculcó la afición por los libros.
Otra de sus grandes aficiones, la caza, no ha podido compartirla con sus dos hijas, que nunca mostraron interés en aprender del manejo de la escopeta.
Delibes es uno de los autores preferidos de mi padre, por buen narrador, por cazador y por castellano que escribe sobre su tierra (que también es la nuestra).

Hoy ha muerto el autor de "El camino", una novela que leí siendo niña, como lo eran sus protagonistas, y que me dejó una gran huella.

He escogido un fragmento de esta novela para recordar hoy a Miguel Delibes:

"Es expresivo y cambiante el lenguaje de las campanas; su vibración es capaz de acentos hondos y graves y livianos y agudos y sombríos. Nunca las campanas dicen lo mismo. Y nunca lo que dicen lo dicen de la misma manera.

Daniel, el Mochuelo, acostumbraba a dar forma a su corazón por el tañido de las campanas. Sabía que el repique del día de la Patrona sonaba a cohetes y a júbilo y a estupor desproporcionado e irreflexivo.
El corazón se le redondeaba, entonces, a impulsos de un sentimiento de alegría completo y armónico. Al concluir los bombardeos, durante la guerra, las campanas también repicaban alegres, mas con un deje de reserva, precavido y reticente. Había que tener cuidado. Otras veces, los tañidos eran sordos, opacos, oscuros y huecos como el día que enterraron a Germán, el Tiñoso, por ejemplo. Todo el valle, entonces, se llenaba hasta impregnarse de los tañidos sordos, opacos, oscuros y huecos de las campanas parroquiales. Y el frío de sus vibraciones pasaba a los estratos de la tierra y a las raíces de las plantas y a la médula de los huesos de los hombres y al corazón de los niños. Y el corazón de Daniel, el Mochuelo, se tornaba mollar y maleable — blando como el plomo derretido— bajo el solemne tañir de las campanas."

17 comentarios:

  1. Me pregunto cómo sonará hoy en Valladolid el repicar de las campanas.

    ResponderEliminar
  2. Un autor maravilloso.
    Descanse en paz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Precioso éste fragmento que has escogido, como bello homenaje. Hay situaciones, personas, recuerdos que quedarán labrados en el corazón siempre. Un fuerte abrazo Lucía.

    ResponderEliminar
  4. Emotiva entrada. Yo también leí cuando era pequeña El Camino, lo tengo prácticamente olvidado, así que puede ser un buen momento para retomarlo.
    Me ha encantado el fragmento que has transcrito.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Yo no lo conocía, Lucía, pero es toda una pena la muerte de un escritor. Una pérdida para el mundo entero.
    Me uno al luto.


    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  6. Delibes ha muerto, pero no muere.
    Hermoso homenaje el que le has hecho.
    Descanse en paz.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Comprendo tus sentimiento. La escritora que me enseño a amar y a sentir, murió un 27 de Abril, allá por 1997. Desde entonces, ese día para mi, la muerte es Dulce.

    Besos preciosos

    ResponderEliminar
  8. Que grande. Lastima que solo le faltara por recibir un nobel merecidisimo

    ResponderEliminar
  9. Yo también lei El Camino cuando era pequeña y me dejó una gran huella. Es uno de mis escritores favoritos y se veía muy buena persona (exceptuando lo de la caza).
    Descanse en paz. Una pena que a él nunca le diesen el Nobel, esas cosas me dan rabia :S

    ResponderEliminar
  10. Querida Lucía, para mí ha muerto uno de los escritores con los que me inicié en la literatura. Sin duda, uno de los escritores más grandes de la literatura española. Único e irrepetible. Un clásico.
    Me uno al luto. Yo también le he hecho mi pequeño homenaje.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  11. Me gustó mucho tu texto sobre la maleta.
    :)
    Pasaba por aquí,
    Un beso!

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias por tu comentario, estoy con un pequeño proyecto entorno a la foto de las ventanas verdes, así que me alegra oír que la foto gusta:)
    Respecto al futuro, afortunadamente es nuestro y podemos elegir que queremos jaja
    Un beso;)

    ResponderEliminar
  13. Una forma preciosa de recordar a este genio de las palabras.

    ¿Sabes? Mi padre también es cazador y castellano!!! Más coincidencias!! :)

    Un besote

    ResponderEliminar
  14. Desconocía a Delibes, pero el fragmento escogido posee una gran descripción de un suceso…y son las descripciones, los puntos de vistas…los que generan que algo pueda tener forma en nuestro imaginario…o no…

    y…ciertamente, la idea de las campanas y de sus variantes, es algo original, pero no menos cierto. Entendí a Daniel, como no sentirse así.

    Salutes!!!!!

    ResponderEliminar