domingo, 6 de septiembre de 2009

Confesiones en el café.

Quedamos para tomar un café, como cada Viernes desde que teníamos 17.
Ella estaba rara. Llevaba unas semanas rara.
Se había pintado más de lo normal. En general, sólo se pintaba la raya en el ojo, khol negro, y se echaba colorete, porque era preciosa, sin más artificios.
Se acercó a mí pegando pequeños saltitos y me abrazó fuerte; pero cuando nos sentamos, su cuerpo se dejó caer cansado sobre la silla.

Ella tomaba el café con hielo bañado en Bailey´s en verano y primavera, y un capuccino vienés si era invierno u otoño.
Para tí un cortado, ¿verdad, Lucía? me preguntó el camarero. Ventajas de la fidelidad y de mantener los mismos gustos en cualquier estación del año.

Avanzaba la tarde y ella hablaba sin parar, interrumpiendo a veces sus palabras con carcajadas. Mientras ella fingía normalidad, yo repasaba nuestras conversaciones de los últimos días, buscando una pista, cualquier detalle que explicara su comportamiento.

Al final no pude soportar más la farsa. La conocía demasiado bien y sabía que cuando más feliz aparentaba ser, más rota estaba por dentro. Era un mecanismo de defensa, pero no de su propia persona, sino para aquéllos que quería: odiaba generar preocupación.

- ¿Qué sucede?- le pregunté.
- Nada. No sé a qué te refieres...
- Dime qué pasa, quizá pueda ayudarte.

En ese momento, se levantó de la silla, con el rostro colérico. Yo sabía que se avecinaba tormenta, y eso era lo último que quería.

- Espera. No seas tonta. Cuéntamelo.

Parece que mis palabras surtieron un efecto calmante, porque volvió a sentarse y comenzó a musitar algo, en voz muy bajita, tanto que parecía que las palabras que tanto temía pronunciar se habían agolpado en su boca y ahora que veían una pequeña abertura por donde salir, se asomaban temerosas:

- Es esta sensación continua en mi estómago. Creo que es desamor.

- ¿Qué dices, tonta? Si cada mes te veo con un chico diferente, y cada uno más interesante que el anterior - dije tratando de sacarle una sonrisa, sin éxito.

- Nunca me han dicho Te amo.

17 comentarios:

  1. Pero quién sabe qué sea pero: que nunca te hayan dicho "te amo" o que te lo hayan dicho sin sentirlo de verdad. Yo que ella, mejor me ponía a pensar en eso.

    Y nada, que me parece perfecto que te vayas a animar a leer a Murakami. Veo que sí ha servido ponerlo en mi blog hasta el cansancio, jajajaja.
    Suerte en ese examen y un besote de sábado :D

    ResponderEliminar
  2. Cambio de perspectiva:

    Nunca me he dicho me amo.

    Lindo.

    Beso

    ResponderEliminar
  3. Era guapa, alegre, especial y tenía muchos amigos, casi tantos como novios había tenido, pero ninguno le había dicho te quiero. Y... ¿Había querido ella a alguno?
    Conozco a una chica como esa.
    :)

    ResponderEliminar
  4. Yo lo tengo claro, es mucho peor que te digan que te aman siendo mentira. Gracias por los ánimos Siberiana. Un beso grande!

    Vocero, hay que quererse. Un abrazo!

    Drapo, ¿y luego no te arrepentiste, verdad? Jeje. Un abrazo!

    Cris, me ha hecho pensar tu comentario. Para recibir hay que dar, ¿verdad? Lo cierto es que no conozco a nadie así, pero supongo que mi personaje no ha querido a nadie, lo cual agranda aún más la sensación de vacío en su estómago. Muchas gracias :)

    ResponderEliminar
  5. Entonces es lógico que se encuentre mal.
    Necesita que se lo digan y que sea de verdad.
    Entonces se curará.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Esto demuestra la importancia del amor en las relaciones. Una relación sin amor es como un vaso sin agua, está vacía. El amor es lo único que llena nuestro vacío existencial.

    Te envío mis saludos! Gracias por tu espacio.

    Ángel Poético

    ResponderEliminar
  7. es dificil decirlo, tengo que aceptar que durante mucho tiempo desperdicie esa frase "te amo", la dije tanto que se gastó.

    de vez en cuando largo un "te quiero" en voz baja...

    gracias por tu visita, he llegado a marcar terreno :)

    ResponderEliminar
  8. Toro Salvaje, es cierto que se curará cuando tenga la suerte de que ocurra y además, sea recíproco. Un saludo!

    Jorge Ángel, bienvenido. Estoy completamente de acuerdo con tus palabras. Gracias!

    Cat's, sí es difícil decirlo, pero es genial oírlo. Y ya sabes, para poder oírlo, hay que dar algo en contrapartida, jeje. Un saludo!

    ResponderEliminar
  9. Hola Lucía:
    Qué curioso que le hayan cambiado el nombre a la película y allá le hayan puesto "Olvídate de mí", jajaja, pero en fin.
    Tienes toda la razón: es de esas películas que tienes que ver varias veces para entender bien de qué va. A mí me pasó que la primera vez que la vi no entendí más de la mitad de la historia. Pero ahora, cada que la vuelvo a ver, encuentro un detalle nuevo que me hace entender mejor aquél "Meet me in Montauk"

    Te dejo un besote :D

    ResponderEliminar
  10. Señorita, decir Te amo no es facil hay que sentirlo, pero de verdad, por que amar.
    es aceptar al otro tal cual es con sus virtudes y defectos.

    Desde una habitacion en la joven Buenos Aires te dejo un calido beso

    ResponderEliminar
  11. Hay quien no dice nunca te amo y hay quien lo dice demasiado. Creo que lo importante es sentir más y hablar lo justo. Difícil pero no imposible...
    Besitos, Lucía.

    ResponderEliminar
  12. Hola Lucía! Se me ocurrió que frente a una situación como esta, si álguien me hace una confesión tal posiblemente me quede sin palabras por un momento. Creo que es necesario hacerle saber a la otra persona que la amás con palabras, al márgen de los hechos o actitudes... Las palabras solas también estan vacías si los actitudes no se corresponden, no? Obviamente... Es muy lindo este relato... Un gran saludo!

    ResponderEliminar
  13. Esplendido retrato (ooops perdón, queria decir relato!).

    ;)

    ResponderEliminar
  14. Sólo una sugerencia.
    Si utilizas guión largo en los diálogos queda estéticamente mejor!
    Yo utilizo:
    alt+0151
    y quedaría así:

    — ¿Qué sucede?— le pregunté.

    Tu texto se merece una estética de libro impreso.

    ResponderEliminar
  15. Gracias por los comentarios.
    La idea que yo tenía es que a esta mujer no le habían dicho que la amaban, porque no lo sentían.
    A cada persona le supone una dificultad distinta decir Te quiero, Te amo.

    En mi opinión, no importa decirlo cientos de veces, mientras se sienta lo que se dice, como señalan Forbidden y Buenas Noticias.

    Como bien decía Interrogante, los hechos son importantes, pero en este caso, necesitan de la compañía de las palabras.

    Gabiprog, muchas gracias por la recomendación con el guión. Sucede que si escribo Alt Gr 0151 sale lo siguiente: |€| jeje. Pero investigaré, porque queda mucho mejor, es cierto.

    Ahora mismo voy a añadir "Olvídate de mí" a la lista de "Películas que merecen ser vistas", Siberiana. Y aprovecho para recordar que si alguna peli que os gusta mucho no aparece en la lista, yo encantada de recibir recomendaciones.

    De nuevo muchas gracias!

    ResponderEliminar
  16. Buena descripción. Una frase cinéfila me ha recordado al título de una canción de Rafa Pons: "olvídate de ti".
    Sigo siguiéndote.
    Saludos.

    ResponderEliminar